Aprende a distinguir

Todos sabemos lo que es sentir que algo no va. Nos vemos presas de un nerviosismo que no nos deja. Todos lo sentimos en algún momento de nuestras vidas. No lo desentiendas.

Conoce las señales de advertencia

Los juegos de azar no siempre representan un problema. Pero se convierten en uno cuando afectan el bienestar del jugador o de las personas que lo rodean. Plantéate las cuestiones difíciles. Sé honesto contigo mismo en tus respuestas.

¿Tú o alguien cercano tiene un problema relacionado con el juego que está afectando tu vida?

¿Tu estado de ánimo o el de alguien cercano cambia dependiendo de los resultados del juego, de si pierde o gana?

¿Te es difícil resistir el impulso de jugar? ¿Acabas apostando más y más de lo que pensabas?

¿Tu manera de jugar o la de alguien cercano está provocando ansiedad emotiva y financiera y estrés en tu familia?

¿El juego está afectando tu estado de ánimo o el de alguien cercano, así como las relaciones interpersonales, el trabajo o el estudio y la estabilidad financiera?

Lista de verificación relativa al juego compulsivo

  • No pienses que el juego es una manera de ganar dinero.
  • Siempre juega con dinero que puedes permitirte perder.
  • No juegues cuando estás deprimido o contrariado.
  • Equilibra el juego con otras actividades.
  • Ponte un límite de tiempo.
  • Nunca trates de recuperar pérdidas.
  • Pon un límite a la cantidad de dinero que apuestas.
  • La escuela y los juegos de azar hacen mala pareja.

Responde al cuestionario

Si consideras que probablemente tienes un problema de juego compulsivo, responde a este cuestionario para que puedas establecer los pasos a seguir, de ser necesario.

Responde al cuestionario